El impacto del precio de las materias primas

Últimamente estamos viendo en los mercados una inestabilidad global en donde no hay un claro catalizador. Existe un miedo latente pero que nadie sabe de donde proviene… y no hay nada peor para los mercados que la incertidumbre. Aunque desde mi humilde opinión, parte de esta inestabilidad se deriva de la bajada en el precio de las materias primas.

La economía asiática no está creciendo al mismo ritmo de años precedentes (6,9% según dato publicado recientemente). Que Asia, la principal importadora de materias primas esté reduciendo la velocidad de crecimiento es una noticia que puede tener una doble interpretación. Por un lado, los que ven el vaso medio vacío, ven que bajando el ritmo de crecimiento de Asia el resto de economías sufrirán un proceso inflacionista debido a la demanda y ocasionaría perder competitividad en los mercados. Por otro lado, los del vaso medio lleno en los cuales me incluyo, viene a ser un reflejo de que el resto de economías están reduciendo su dependencia a este país como primer fabricante.

Depreciación de la moneda

Y qué han hecho los dirigentes al respecto para mantener la competitividad? depreciar el Yuan

Esto tiene varios efectos, el primero es que ahora los principales fabricantes compran más barato dado que la moneda internacional de pago es el dólar. Bajan el precio de las materias primas y grandes empresas se ven beneficiadas de este abaratamiento. Sin embargo otras empresas que dependen precisamente del precio de las mismas para su cuenta de resultado se ven afectadas negativamente cumpliéndose el dicho de “nunca llueve a gusto de todos”.

Las consecuencias de este movimiento por parte de Asia ya se están dejando notar en los mercados, los cuales acogieron la noticia en un primer momento como positiva pero que, pasadas casi 12 semanas empiezan a dar síntomas de inestabilidad. Esto se refleja en el IBEX (España), el cual no termina de mostrar una tendencia clara cuando en este periodo los expertos lo situaban en los 12.000 puntos.

Habrá que estar pendiente de lo que pasa con las elecciones de final de año, de cómo evoluciona el Caso Volkswagen y el impacto que finalmente tiene éste en la imagen de la industria alemana, de los resultados de las principales empresas europeas del tercer trimestre, de la evolución de los tipos de cambio pero sobre todo… de los precios de las materias primas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *