El secreto para el éxito

Hablamos de inversiones, de rentabilidad, de búsqueda de oportunidades, de conseguir la libertad financiera… ¿pero cuál es la clave para tener éxito?

Lo primero: tenerlo muy claro. Saber lo que quieres y a dónde quieres llegar te hará ya tener una gran parte del objetivo conseguido. Una vez tengas claro el punto anterior viene la parte más difícil pero la que te empujará para conseguirlo, es la clave para el éxito: constancia.

La constancia es la fuerza que lo consigue todo

Una vez leí una frase que me gustó mucho y decía algo tal que así:

He visto muchos negocios arrancar con mucha ilusión y la mayoría fracasar, sin embargo no he visto ninguno que con mucho trabajo y constancia fracase”.

¿Y cómo podemos describir ser constante? Bueno, básicamente ser tan pesado en la lucha por conseguir tu objetivo que no te importa los problemas que te encuentres por delante, ni lo que la gente te critique, ni la economía, ni Draghi, ni el partido político de turno, ni si la Bolsa sube o baja, ni ninguno de los 1.000 problemas que te encontrarás en tan sólo el primer año desde que iniciaste tu proyecto.

Siempre hasta el final

¿Difícil?  Mucho, pero no imposible. Conseguir grandes objetivos (y lo de grande o pequeño depende de cada uno), conlleva ese esfuerzo muchas veces casi sobrenatural que hace que la mayoría de la gente a tu lado abandone antes de terminar la carrera.

Y ahora nos preguntamos: ¿Cómo ejercitamos la constancia? Esto es algo para profundizar más en futuras entradas ya que hay que trabajar mucho la parte del subconsciente del cerebro, que es la parte que te empuja, es la parte irracional que te dice que continúes a pesar de que la parte consciente te digas que abandones. El subconsciente es tan fuerte que estando convencido con una idea por mucho que te digan o expliquen lo contrario no la vas a cambiar.

¿Sabes cuál es tu objetivo? ¿Vas a empujar frente viento y marea? ¿Vas a ser capaz de aguantar años luchando por él?

Si es así, bienvenido al club!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *