Evolución económica: entrada y salida de la crisis

España no es el único país del mundo ni del continente que ha atravesado una crisis económica, que en su momento logró afectar seriamente al país. Pero lo más importante que dejó esta situación, que inició en 2008 y que según los especialistas ha terminado en el 2014, es el fortalecimiento financiero que aun se encuentra en franca recuperación.

¿Existe mucho por hacer? Por supuesto que sí, pero los signos que presenta la economía española dice mucho sobre el futuro que le depara a esta Nación y sienta un precedente para aquellos países que también sufrieron los embates de los cambios financieros que dejó la Gran Recesión.

¿Qué fue la Gran Recesión y qué nos hizo?

La crisis mundial en materia de alimentación y energía, además de otros factores como la desregularización de actividades bancarias ilícitas y los fallos en las regulaciones económicas, dieron lugar a una gran crisis que afectó a casi todos los países del mundo a partir del año 2008.

El efecto “dominó” de esta profunda crisis económica mundial se comenzó a sentir desde el año 2007, con la quiebra de varias entidades bancarias, sobre todo en Europa y América del Norte, pero los especialistas aseguran que marcó su inicio en el 2008, golpeando principalmente a los países más ricos del mundo.

Muchos gobiernos se avocaron en intentar resolver la crisis, ofreciendo apoyo financiero a las instituciones de su país que se vieron más afectadas, lo que según los expertos en el tema dio lugar a un alto nivel de endeudamiento, sobre todo en los países Europeos, y España no es la excepción.

Sin embargo, probablemente de no haber tomado aquellas medidas con las que aún se está lidiando, muchas empresas grandes y pequeñas se hubiesen visto sumidas en una crisis de la que difícilmente habrían podido escapar.

Salir de la crisis

Salir de la crisis económica en la que se vieron envueltos muchos países del mundo, no era una tarea fácil. Cada país asumió un plan distinto, enfocado en las afectaciones que el hecho había ocasionado en cada caso particular, y en los elementos con los que contaban para poder superarla.

En España, los indicadores de la crisis se fundamentaban en el desempleo, el Producto Interno Bruto (PIB), la morosidad bancaria y la deuda pública.

José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy son los dos presidentes que han debido afrontar desde su cargo en España, la dura crisis económica mundial, la afectación en la sociedad  y asumir las medidas para afrontarlas.

La profunda crisis económica llevó a toma de decisiones que se compendiaron en el Plan de Austeridad de 2008, el Plan de 24 medidas, Plan de activación económica, Plan E, entre otros. Estos programas incluían medidas como recorte del gasto social, varias reformas laborales, una reforma constitucional y el rescate de comunidades autónomas, entre otras.

No puede negarse que estas medidas tuvieron sus consecuencias, algunas  no muy gratas a corto plazo, pero que se tradujeron en una franca recuperación económica de la Nación, una recuperación imposible de negar.

Ha llegado la evolución

Recientemente, el Fondo Monetario Internacional y analistas económicos de todas partes del mundo han aplaudido la recuperación de la economía española por su “impresionante crecimiento y gran recuperación”.

Quizás el indicador que más ha sorprendido ha sido el nivel del PIB, que a estas alturas ya ha superado el punto en el que se encontraba antes de la profundización de la crisis.

Otros de los puntos favorecedores para la economía española, es que hoy por hoy concentra su fuerza más en las exportaciones que en la construcción, ha mejorado la competitividad en los mercados y puede observarse mayor una inversión más dinámica.

A este paso, se puede decir que España es uno de los países que más crece en Europa.