Invertir en inmuebles te convierte en una persona más resolutiva

Las mejores oportunidades de inversión hay que buscarlas y normalmente toma bastante tiempo hasta que encontremos algo interesante. Sin embargo, aun habiendo encontrado algo interesante donde invertir,  serán numerosos los problemas que nos vayamos encontrando en el proceso hasta que finalmente sea una inversión estable en términos de ingresos recurrentes y menor dedicación.

En el caso de invertir en Bolsa es un ejercicio algo más sencillo dado que tendremos que hacer seguimiento a las acciones que hayamos seleccionado como favoritas y tendremos que encontrar un buen momento de entrada, es decir, un momento donde el precio de la acción esté “barata”.

En el caso de los bienes inmuebles la cosa se complica dado que no sabemos cuándo puede surgir una buena oportunidad y una vez que surja lo más probable es que tengamos que ir solventando problemas. La resolución de estos problemas, los cuales siempre surgen nuevos en cada inversión, nos convertirán en una persona mucho más resolutiva.

La inversión en bienes inmuebles está segmentada principalmente por el precio de los inmuebles y el perfil del inversor. Si hablamos de gente con muchísimo dinero siempre buscarán las mejores ubicaciones en donde los precios serán muy altos y la rentabilidad más conservadora (en torno al 4%). Por poner un ejemplo extremo mencionaría a Amancio Ortega el cual compra en las mejores calles de las principales ciudades del mundo. Inversiones caras con una  rentabilidad conservadora pero un menor trabajo para su puesta en marcha.

Si buscamos inversiones en bienes inmuebles con un precio más asequible y de una rentabilidad mayor lo más probable es que hay que buscar muy bien, tener buenos contactos y adelantarse a otros posibles inversores. Ocurre que con frecuencia que la apariencia o estado del bien inmueble nos dificulte el poder ver una buena oportunidad, aquí es donde la experiencia en el sector nos ayudará a filtrar e identificar algo interesante donde invertir donde otros no lo ven. Pero este tipo de inversiones no están exentas de problemas: lo primero que tendremos que hacer es mejorar la apariencia (reforma), y exponerlo de la forma en que lo habíamos visualizado cuando decidimos invertir en él. Durante este paso tendremos que resolver problemas de permisos, presupuestos, calendario, etc.

Una vez esté terminado y funcionando es cuando la gente desde fuera te preguntará cómo encontraste esa oportunidad  sin saber lo que había que gestionar y trabajar previamente hasta llegar a ese punto.

Feliz semana!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *