El mejor momento para invertir

Cada vez es más frecuente que en conversaciones coloquiales se hagan comentarios de cómo está la bolsa, o el paro, o la economía, déficit etc, y que en ese momento “es un buen momento para colocar los ahorros”.  La mayoría de la gente que comenta no ha invertido nunca, pero han leído o escuchado de algún conocido que es muy bueno que le ha dicho que hay que aprovechar la ocasión. Es difícil identificar con exactitud en qué y sobre todo cuándo es un buen momento para invertir. Sin embargo sí que hay varias pautas que nos pueden ayudar a dimensionar tanto el nivel inversión que queremos hacer como a escoger el mejor momento. Analizando los tres conceptos que vamos a comentar hoy incrementaremos las probabilidades de que nuestras inversiones sean más exitosas.

Los tres factores principales que tendremos que analizar para precisar el momento idóneo son la situación macroeconómica, la situación propia del producto en el que vamos a invertir y sobre todo la situación personal. Vamos a analizar cada uno de ellos con mayor detalle.

Situación macroeconómica

Todo son ciclos económicos y la situación a nivel macro que nos rodea tendrá un gran impacto sobre todo a medio y largo plazo. Para la explicarme mejor utilizaré un símil que me ayude a clarificar el concepto: navegar con un barco por el océano.

La situación macroeconómica se correspondería en nuestro ejemplo con el océano. Éste cambia según determinados factores atmosféricos pasando desde la más tranquila calma a tener grandes tempestades y tormentas marinas. Esto nos condicionará bastante dado que aunque hayamos invertido en un producto muy bueno, pongamos un gran barco potente y seguro, nuestra velocidad y rendimiento del mismo se verá influenciado por las situaciones adversas. En caso contrario y a nuestro favor, puede que la misma marea nos empuje hacia nuestro objetivo lo cual nos hará llegar antes y con más éxito.

¿Pero cuándo es una situación favorable a nivel macro? Pues en mi opinión y al contrario de lo que normalmente se piensa, es cuando existe el peor de los temporales ya que la entrada y acceso a productos de inversión, son más atractivos que cuando hay buena situación macro.

En las operaciones que más éxito he tenido han sido aquellas que como inversor he colocado capital a contracorriente del resto del mercado, esto es, aplicando el dicho de “compra en pánico y vende en euforia”. Tomando como ejemplo el reciente referéndum de Inglaterra y su famoso “Brexit” esta noticia de calado macro tiene un gran impacto en los mercados. ¿Se nos abre por tanto un buen momento a nivel macro? Por supuesto. ¿Y esto cómo lo identificamos? Pues el primer indicio es que todos los mercados se vienen abajo, y aquí es donde vemos el mencionado “pánico”.

Sin embargo, es importante ver si esto se trata de una circunstancia temporal o hablamos de algo más duradero. Es lo que llamaríamos una tendencia a la baja, pero a nivel general. Esto lo sabremos identificar cuando llevemos cierto tiempo siguiendo y analizando el mercado. También siguiendo las noticias macroeconómicas no sólo del país, también a nivel de continente y a nivel mundial. Este es el primer paso en la creación de hábitos de inversor ya que una vez estás interesado en invertir, ya sea en la Bolsa, en invertir en bienes raíces o cualquier tipo de derivado financiero, deberás de interesarte en el entorno económico que te rodea. Por ello siempre recomiendo estar al menos 6 meses haciendo un seguimiento del mercado, de las noticias macro y micro económicas, analizando determinadas acciones antes de invertir un euro en algo. Gracias a estos seis meses de periodo de análisis y seguimiento sabremos identificar mejor la tendencia del mercado.

Por tanto en las situaciones económicas macro que son favorables, esto es repito, en circunstancias donde realmente los datos económicos son malos y por tanto se produce una crisis o periodo de recesión habrá que estar alerta y pensar que estamos en un periodo óptimo para empezar o seguir colocando capital.

Situación del activo en el que vamos a invertir

El segundo factor importante para identificar si estamos en un buen momento para invertir nos lo dirá el propio producto que estemos analizando. En el caso de las inversiones en Bolsa es algo más sencillo que con los bienes raíces. Esto se debe a que las valoraciones de las acciones están marcadas por los mercados y podemos tenemos más información cuantitativa que analizar. Podremos ver el PER, el BPA, estimar la rentabilidad anual por dividendo, su histórico de valoraciones y un montón de datos que nos indicarán a nivel técnico el potencial de dicha acción. Sin embargo y hablando de las acciones habrá que tener un análisis fundamental de las acciones que nos interesan, esto es, un análisis de la información de la empresa que nos dará indicaciones de proyecciones futuras: los planes estratégicos para los siguientes ejercicios, las posibles fusiones con otras empresas, la situación de sus diferentes negocios etc. Este tipo de análisis de hecho es más importante para un inversor que el técnico. ¿Entonces cómo sabemos identificar cuándo es el mejor momento para invertir en acciones o bienes raíces? En el caso de las acciones es cuando vemos que los datos más relevantes de la acción nos indican que está la acción “barata” y al mismo tiempo cuando vemos que el análisis fundamente nos hace pensar que su proyección a futuro será a mejor.

En el caso de los datos que analizo principalmente son:

  1. El PER: este indicador nos dice las veces que el BPA (Beneficio por acción) está contenido en el precio. Un valor en de 10 o menor es un indicativo de que la acción puede estar a muy buen precio. El BPA se calcula dividiendo el beneficio de la empresa entre el número de acciones que la componen.
  2. Rentabilidad estimada por dividendo: aquí vemos el importe abonado en un año en dividendos y lo dividimos entre el precio de la acción. Esto nos dará un porcentaje directo en rentabilidad. Aquí hay que acompañar de análisis fundamental ya que habrá que ver si por ejemplo la empresa tiene planes de reducirlo o eliminarlo. Por ejemplo el Banco Santander estuvo abonando 0,6€ por acción anual pero lo ha disminuido a 0,2€.
  3. Análisis de su gráfico histórico: aquí vemos los máximos y mínimos del valor. Vemos los cambios de tendencia que tuvo y analizamos sus factores. Aquí es donde cobra importante el hacer ese seguimiento a diario de las acciones en las que nos interesa invertir. Yo personalmente sigo 8 acciones y de ese modo tienes más conocimiento de su pasado, las noticias que más le afectan, los cambios macro que le perjudican o benefician etc.

Para el análisis fundamental tendremos en cuenta elementos más teóricos o esperados ya que siempre hablaremos de futuros. Vemos si la empresa tiene planes de reducir sus activos (por ejemplo Telefónica que en su plan de hace unos años se propuso quitarse activos para reducir su deuda). Analizamos si la empresa tiene planes de expansión internacional etc. Un buen ejemplo de análisis fundamental es Repsol la cual presentó un plan estratégico precisamente con todo el revuelo de la crisis del petróleo. Toda esta información nos dará que pensar y estimar el potencial de la acción a medio y largo plazo.

Por tanto en el caso de las acciones nos bastará con analizar los datos que he mencionado antes junto su estimación de futuros teniendo en cuenta sus planes y los factores que puedan afectarle más. Para esto como he dicho es mejor enfocarse en determinados valores para seguirlos a diario y ver sus principales datos, planes etc. En un próximo artículo comentaremos con mayor profundidad y con ejemplos el cómo comprar las acciones en su mejor momento.

Para el caso de los bienes raíces el mejor momento para invertir nos lo indicarán tres factores principalmente:

  1. Situación del sector: antes de invertir en un inmueble debemos de estar en conocimiento de cómo está el mercado inmobiliario. Al igual que en la Bolsa debemos tener un conocimiento de la tendencia del mercado a nivel macro y también a nivel micro. Cuando todo el sector inmobiliario cae nos da una situación favorable (como en la Bolsa), pero esto al final también dependerá de la propia ubicación del bien puesto que unas zonas sufren estas caídas más que otras.
  2. Estado del bien: La situación del inmueble nos dará un indicativo de si es buen momento o no. Esto se debe a que si está en una situación de embargo, con dificultades para su alquiler por disponer de un inquilino de renta antigua o cualquier elemento de este tipo, hará que pueda descartarse aunque a priori lo hayamos considerado como interesante.
  3. Ubicación: La primera regla que digo antes de invertir en bienes raíces es que “hay que conocer el mercado donde se invierte”. Es por ello que recomiendo comprar en ciudades que uno conozca bien, que normalmente es en la cuidad donde uno reside. Esto es porque los barrios, los cambios que pueda haber en la ciudad que afecten a los inmuebles como obras, tráfico, inversiones en patrimonio cultural etc afectarán a la inversión y esta información uno la recibe cuando está en el propio mercado.

 Situación personal

Por último y no por ello menos importante tenemos la propia situación personal en la que nos encontramos antes de invertir. Esto es en gran medida está muy ligado a los otros dos factores anteriormente mencionados y es que puede darse el caso de que nos encontremos con una situación macroeconómica excelente, un producto muy atractivo y nuestra situación personal no nos acompañe: bajos ingresos, no disponer de capital, incertidumbre profesional, edad… No existe una situación perfecta a nivel personal y más teniendo en cuenta que la vida cambia muy rápido, pero en líneas generales recomiendo:

  • Empezar lo más joven posible y sin tener cargas preferiblemente.
  • Cuando exista una capacidad de ahorro mensual relevante: al menos el 40% de los ingresos.
  • Cuando nos encontremos con una situación de ingresos lo más estable posible.
  • Disponer de una aversión al riesgo y mente un poco de mente fría.

Resumen

Lo ideal para ganar más es aprovecharnos de la situación macroeconómica y como he mencionado antes, ir en contra del resto del mercado.

  1. Cuando veamos que los mercados están en tendencia bajista y las portadas de los periódicos hablan de grave crisis: recomiendo comprar acciones (pero las que estemos haciendo seguimiento, no de las que no conocemos).
  2. Cuando vayas caminando por la calle y veamos más pisos y locales comerciales en venta que de alquiler: es otra buena señal de entrada.

 

Más adelante iremos analizando paso a paso cómo seguir mejorando la elección del momento de inversión y os comentaré casos reales de éxito que he tenido para que puedan de servir de ejemplo.

Feliz semana!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *