Quien se come el pollo de joven

Le quedan de mayor las plumas…. Este es el típico dicho que le dicen a uno y hasta que pasa cierto tiempo (años), le da sentido. Y desgraciadamente el tiempo pasa muy rápido tanto como para darse cuenta que se empiezan a cumplir las cosas que uno tiene en la mente.

Comparto esta entrada como el que comparte un recuerdo, un momento pasado que se convierte en presente.

El aprendizaje de la administración de la moneda más importante (que tenemos todos) es el tiempo. Es algo irremediable que para bien y para mal no se detiene. Basta con mirar a nuestro entorno para darse cuenta de que el presente nos está dando los desechos del futuro. Y es mirando al futuro cuando podemos anticipar este presente. Siempre he pensado que el estado que uno vive (bueno o malo), es el resultado de las decisiones que uno toma. Y el futuro es el que se encarga de decirte si la decisión fue más o menos correcta.

Es pues de vital importancia medir el tiempo. Ponerse objetivos. Ponerse fechas tope para determinadas etapas de la vida. Una vez tengamos en la mete la noción del tiempo nos resultará más fácil gestionar las inversiones. En Bolsa como inversor no nos importan los vaivenes del corto plazo. En los bienes inmuebles necesitamos años para recoger frutos.

¿Pensando en invertir? Pues hoy mejor que mañana ya que el viento se está levantando a favor y antes orientemos la vela más recorrido llevaremos de ventaja.

Feliz semana!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *