Como elegir un buen inquilino (local comercial)

Ya tenemos nuestra inversión en un bien inmueble… hemos comprado un local comercial. Ahora tenemos que seleccionar un inquilino. ¿Qué debemos de tener en cuenta?

Lo primero mentalizarse a que la cantidad de candidatos que puedan surgir va a ser incierto. Dependerá del momento económico, de la situación del inmueble (reformado o no), del precio que hayamos puesto de alquiler, etc. Muchas variables que nos filtrarán que nos contacten diferentes tipos de perfiles. Por ejemplo: no es lo mismo tener en alquiler un bar antiguo en mala zona en 300€ que un local reformado y en zona céntrica en 1.000€. Lo mismo con los pisos: dependiendo de la zona, precio, acabados etc.,  nos llegarán diferentes perfiles de potenciales inquilinos. Pero una vez tengamos posibles candidatos, ¿qué es lo que debemos analizar y tener en cuenta a la hora de seleccionar?:

  1. Experiencia: si vamos a alquilar un local comercial es muy importante la experiencia que tenga en montar y gestionar un negocio. No todo el mundo está hecho para trabajar por cuenta propia, muchos lo intentan pero pocos son constantes y luchadores. Por tanto si nuestro potencial inquilino cuenta ya con un negocio en funcionamiento nos dará muchas más garantías que el nuevo emprendedor.
  2. Garantías de pago: por ley se deben dejar dos mensualidades en los alquileres de locales comerciales. Pedir algo más de fianza (cuatro meses por ejemplo), nos filtrará más el perfil de inquilino puesto que vamos a alguien con mayor holgura económica.
  3. Detalles: puntualidad en las citas, formalidad a la hora de responder o mandar información cuando se haya acordado, manera de hablar, lugar de residencia o incluso el vehículo que pueda tener nos da información sobre el perfil. Conforme vayamos ganando experiencia veremos que pequeños detalles nos dan mucha información. Si desde el primer momento vemos que no es una persona formal llegando tarde, o no cumpliendo cosas como “en dos días le llamo”, “le mando esto por correo mañana” etc. Ya podemos darnos cuenta que no será muy cumplidor.
  4. Conocimiento del mercado: he visto negocios ir mal porque el gestor es “de fuera”. El tener una persona que conozca la zona hará que su trato con los Clientes sea más cercano. No es un factor clave pero sí a tener en cuenta.
  5. Duración: quien a la hora de hablar de la duración del contrato dude del tiempo que puede estar ya sabemos que no será un buen inquilino. Frases como “voy a probar”, “quiero sólo contrato de 6 meses por si me va mal”, ya nos indican que esa persona no tiene el carácter para trabajar por cuenta propia.

La gestión de inquilinos es algo que se gana con la experiencia. Mantener una relación excesivamente cercana es probable que ocasione problemas en el futuro al tener un “compromiso personal”. El ser demasiado distante tampoco es recomendable dado que como inquilino agradecerá la atención en determinados momentos.

En mi caso el primer inquilino que tuve de mi primer inmueble fue el que más problemas me dio, y por tanto, ¡con el que más aprendí!  Gracias a aquella experiencia para los siguientes estaba mejor preparado.

Feliz semana!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *