$11,000 tirados a la basura con Beltran Brito Casamayor

Índice

Quiero compartir mi experiencia sobre el despacho Beltran Brito Casamayor la cual desafortunadamente no ha sido tan satisfactoria como otras personas. Quisiera empezar diciendo que no es la primera vez que trabajábamos con Gil ya que 3 años antes mi esposa hizo el trámite para la Visa 0 con éxito, por ello fue valorarlo como primera opción.

Gil nos transmitió total confianza en la aplicación de mi caso desde el primer minuto, y nos marcó una guía de trabajo más o menos clara. La visa a la que estamos aplicando era distinta a la que hicimos años atrás, aunque Gil nos indicó que tenía experiencia en casos anteriores similares al mío.

Una cosa que nos extrañó desde el comienzo era que aunque se les veía muy convencidos del éxito en el caso, nos requerían menos pruebas de lo que inicialmente esperábamos. Por poner un ejemplo, para aplicar a uno de los puntos sólo me solicitaron una carta de recomendación.

Teníamos que conseguir 3 puntos sobre 10, y Gil analizando el caso, decidió los 5 puntos a por los que íbamos a aplicar. Al final no conseguimos ni 1 sólo punto. Además, mi caso que estuvo listo en octubre, su presentación se retrasó a Diciembre, ya que según sus indicaciones: «el porcentaje de aprobaciones es mayor en Diciembre». Tuvimos que abonar los $2,500 opcionales de premium processing.

Sabemos que un abogado de inmigración no puede darte garantías de éxito, hay variables que se escapan a su control, sin embargo, la experiencia en casos realizados durante años son los que hacen que sepan qué porcentaje de éxito pueda tener.
¿Cómo es posible que un abogado tras analizar previamente un caso se vea tan convencido y luego no consiga ni un sólo punto habiendo seguido literamente todas sus indicaciones?.

Llegó la primera respuesta de inmigración y observamos con asombro no sólo que no conseguimos ni un sólo punto, si no que además la interpretación del oficial tras ver la carta que el despacho preparó era errónea y pensaron que era un realtor en lugar de creador de contenido.

Preparar la respuesta a inmigración conllevó nuevamente más tiempo y dinero, y tras requerir la atención personal de Gil en esta respuesta y poder contar con más gestión de su parte en este segundo tramo nuevamente no conseguimos ni un sólo punto.

Un Fracaso.

Todo el proceso nos ha cosado casi $11,000 incluyendo tasas $460, $2,500 del «premium processing» y honorarios del despacho. Sin contar decenas de horas en preparación de documentos, solicitud de favores, gastos de envío postal…. un proceso que ha sido duro y sin conseguir absolutamente nada.

Comparto esta opinión para las personas que estén valorando trabajar con Gil, nosotros nos equivocamos. Toda la información que comparto está documentada con correos, y quiero expresar el mal estar por el servicio que hemos recibido y la gran pérdida de tiempo y dinero que hemos tenido que asumir.