Tomar decisiones de cómo gestionar el dinero requiere experiencia y un poco de sangre fría. El riesgo siempre está presente por lo que las decisiones al invertir deben tomarse con cautela y sobre todo confiando en uno mismo.

La experiencia juega aquí un papel importante y conforme más años llevemos practicando menor será el margen de error y más la probabilidad de éxito.

Cuando en Bolsa uno compra una acción hay otra persona en otro lugar que la vende, y ambos piensan que hacen lo correcto.

Decidir por uno mismo

Es importante de tener un criterio propio a la hora de invertir. Invertir basándose en las opiniones de los demás sobre algo desconocido es jugar a la lotería.

En el sector encontramos mucha información procedente de inversionistas, economistas y asesores financieros donde cada uno tiene su opinión y perspectiva diferente sobre en qué y dónde es mejor invertir.

Las decisiones de los “expertos”

Debéis andar con muchísima precaución en el caso de que baséis vuestras decisiones según las recomendaciones de los expertos. Mi recomendación es que hagáis seguimiento de dichas recomendaciones durante semanas y podáis valorar el grado de acierto o desacierto.

Normalmente en la mayoría de los casos dichas valoraciones fallan como una escopeta de feria y que no os sorprenda ver cómo en menos de una semana los análisis cambiado totalmente su opinión sobre una u otra acción.

Esto se debe a los vende humos que hay en el sector donde hay muchos profesionales hablando de inversiones cuando ellos mismos no predican con el ejemplo y descubren que ganan más escribiendo y opinando que realmente invirtiendo.

Sugerencias de inversiones de conocidos o asesores financieros

Si preguntas o alguien cercano quiere darte consejos de inversiones asegúrate de que veas con hechos que lo hace bien. Me gusta compararlo a la situación de cuando vamos al gimnasio. Si quien te da consejos de entrenamientos y ejercicios tiene un buen físico tendrá mayor credibilidad de quien no lo tiene.

Cómo se suelen tomar las decisiones

Normalmente intuimos los movimientos de los mercados como nos pasa con la climatología. Si vemos que hoy hace calor pensamos que mañana hará un tiempo similar, ya que tendemos a actuar por inercia.

Con los mercados ocurre lo mismo, si se observa una tendencia alcista de las últimas semanas por tanto los expertos prevén que la semana siguiente será también alcista…y en la mayoría de los casos suele ser lo contrario.

Nadie sabe cómo actuarán los mercados.

Mi recomendación para decidir

Mi recomendación es la de actuar a contracorriente al resto. Es decir, basarse en el dicho de vender cuando sube y comprar cuando baja.

El Mercado responde a la gran masa y en el caso de Bolsa sólo unos pocos saben moverse a corto plazo para que, independientemente de la tendencia del mercado, ganen dinero. Estos son los denominados traders profesionales.

Siempre nos vamos a equivocar y de esos errores es como más vamos a aprender a invertir mejor.

Si has invertido en algo que va mal, tómalo como una experiencia o aprendizaje. El que no arriesga no gana … y tampoco aprende.

Si te arriesgas y sale mal habrás aprendido más que si aciertas.  Las lecciones que mejor aprendemos son las que nos cuesta el dinero, pero piensa vas estar más preparado y así seguir forjando tu criterio inversor y acertar cada vez más con tus inversiones.