El Cuadrante del Flujo de Dinero de Robert Kiyosaki

Ser rico y financieramente independiente es el sueño que toda persona desearía alcanzar. En el cuadrante de Flujo de Caja Robert Kiyosaki nos trata de explicar cómo debemos cambiar nuestro mindset para ser de los pocos que son millonarios y dejan de preocuparse por el dinero.

Vamos a verlo al detalle y cómo este cuadrante nos puede ayudar de cara a convertirnos en personas financieramente libres.

¿Quién creó el Cuadrante del Flujo de Dinero?

Este cuadrante fue creado originalmente por el inversor y empresario Rober Kiyosaki el cual fue conocido mundialmente a raíz del libro Padre Rico, Padre Pobre, un libro donde expone los fundamentos para saber gestionar las finanzas personales y la importancia de colocar nuestro dinero en activos (inversiones que nos ingresan dinero), en lugar de pasivos (cosas que compramos que nos quitan dinero).

Qué es el Cuadrante del Flujo de Dinero

El cuadrante se divide en cuatro secciones las cuales muestras las 4 posibles formas de ganar dinero en la vida. Sea cual sea nuestro caso estaremos dentro de al menos uno de estos cuadrantes.

Las personas del lado izquierdo tienen perfiles más conservadores y valoran la seguridad y estabilidad por encima del riesgo. Los del lado derecho al contrario valoran más la libertad y son menos adversos al riesgo para así conseguir sus objetivos.

Vamos a verlos al detalle:

cuadrante de flujo de caja de robert kiyosaki

Empleado

El primer cuadrante lo representa el perfil de empleado, el cual el aquel profesional que cambia su tiempo por una remuneración económica. En este se engloban las gran mayoría de las personas. El porcentaje de personas que se manejan en este cuadrante varía entre el 70 y 75% dependiendo del país, siendo por tanto la principal vía por la que la mayor parte de la población consiguen dinero.

En empleado están todas las profesiones que dependen de un superior o dueño de empresa que les marque sus objetivos y tareas. Consiguen mayor estabilidad de un ingreso vía nómina que les permite tener una sensación de seguridad.

Autoempleado o autónomo

En este segundo cuadrante encontramos la figura de aquel emprendedor o autónomo que monta su propio negocio donde es él quien realiza el servicio. Puede o no tener empleados como apoyo pero siempre el desarrollo de la actividad dependerá principalmente de él y sin él no puede llevarse a cabo. Por poner ejemplos: peluqueros, pintores, artesanos…

Aquí no dependen de un jefe ni superior ya que ellos mismos son su propio jefe. Este perfil tiene un carácter más independiente y no delega ya que considera que el trabajo bien hecho es cuando lo realizan ellos mismos. Sin embargo al depender de ellos mismos no pueden dejar nunca de trabajar puesto que el parar implicaría no tener ingresos.

Empresario o dueño de negocio

Ya en el lado derecho del cuadrante encontramos en primer lugar al empresario o dueño de un negocio. Lo identificamos como aquella persona que sabe que necesita un equipo para que todo funcione y mejore pero sin depender de él. Para ello busca al mejor talento y lo contrata para así hacer que su empresa o negocio crezca.

Su función principal por tanto es la de identificar a aquellos profesionales expertos en las diferentes temáticas y supervisar los resultados obtenidos. El empresario puede no estar presente físicamente en su trabajo y la empresa puede continuar perfectamente con su actividad ya que no depende de él.

Este cuadrante por tanto es el primero donde Robert Kiyosaki nos recomienda saltar tanto si somos empleados como si especialmente somos autónomos ya que como dueños de negocio sí tenemos libertad y al mismo tiempo podemos escalar nuestros ingresos.

Inversor

En el cuarto y último cuadrante encontramos al inversor que es el que se dedica a colocar el dinero en negocios o empresas para que éstas crezcan y por tanto le hagan aumentar su riqueza. Es donde se concentran la mayor parte de las personas con mayores riquezas del mundo.

Ser inversor sin embargo puede aplicarse a cualquier escala y no es necesario ser millonario para comenzar a ser inversor. Este perfil valora la libertad por encima de todo y trata de maximizar rentabilidad y revalorización de sus inversiones.

Cuando sus inversiones le generan ingresos suficientes para que cubran sus gastos de vida es cuando se alcanza la denominada libertad financiera y por tanto no necesitan hacer crecer su patrimonio para poder dejar de trabajar o de invertir.

Como aplicar el Cuadrante de Flujo de Dinero

Llegados a este punto y habiéndote ubicado en el cuadrante te estarás preguntando: ¿Cómo voy del lado izquierdo al lado derecho y de ese modo conseguir libertad financiera?

Como he mencionado antes podemos estar en uno o más cuadrantes y mi recomendación es que este cambio se haga de forma progresiva.

Pasar de empleado a empresario o inversor

Estando como empleado este paso es posible, pero si tuviera que recomendar entre empresario o inversor recomiendo empezar por inversor. Para poder ser inversor teniendo un trabajo por cuenta ajena necesitaremos ir generando un ahorro para posteriormente colocarlo (invertirlo) y tener un rendimiento por él. Aquí las posibilidades son muy diversas y normalmente se empieza por pequeñas inversiones en Bolsa, Fondos de Inversión o Bienes Inmuebles.

Sin embargo nos encontramos con el problema de que descubriremos que será necesaria una gran cantidad de dinero invertido para poder tener un alto retorno y por tanto alcanzar la libertad financiera como tienen los del cuadrante inversor.

Para ello lo que podemos hacer es aumentar nuestro ingresos a través de un negocio a tiempo parcial y tratando de pensar vías de ingresos alternativos.

Pasar de autónomo a empresario o inversor

El cambio de cuadrante desde la posición de autónomo o autoempleado es más fácil si pensamos en convertirnos en empresario. El salto no es sencillo, pero puede llevarse a cabo. El proceso puede tomarnos tiempo y dinero pero merecerá la pena.

Tendremos que aprender a delegar tareas y saber encontrar profesionales que puedan realizar el trabajo con un desempeño acorde a las expectativas de nuestros clientes. Tendremos que abrir procesos de selección, pagar talento y formar a nuestro equipo acorde a la filosofía de nuestra empresa. Es como digo un proceso que puede tomar años pero que nos permitirá saltar a la parte derecha del cuadrante y por tanto a disponer de un negocio más escalable.

¿Y tú, en qué cuadrante te encuentras y dónde quieres llegar?