Vivir de los Dividendos, ventajas e inconvenientes

Entre las empresas que cotizan en Bolsa podríamos decir que hay dos tipos: las que reparten dividendos y las que no. ¿Es por tanto mejor escoger una que reparta dividendo frente a una que no lo haga?

Pues depende y sobre todo si lo que estamos buscando es alcanzar la libertad financiera a través de dividendos.

Qué es el dividendo

Es la parte del beneficio que la empresa destina en retribuir al accionista. Es un importe que se estipula para gratificar al accionista y por tanto reciba una retribución económica.

Tipos de dividendos

De un tiempo atrás sólo había dividendo en efectivo pero desde hace años ahora encontramos dos tipos.

  • Dividendo en efectivo: es aquel que se ingresa mediante transferencia a la cuenta corriente del accionista en su totalidad.
  • Dividendo en acciones: aquellos pagos en especie mediante títulos canjeables por nuevas acciones. Este sistema de pago en acciones el problema que ocasiona es que el capital social se diluye más (la tarta ahora tiene más trozos).

Invertir sólo en acciones que repartan dividendo

La esstrategia es ahorrar e ir comprando acciones de empresas que paguen dividendos anualmente y que éstos sean constantes y crecientes. Esta estrategia conlleva varias ventajas e inconvenientes.

Ventajas:

  1. Sencillo: es un método que cualquier persona puede hacer sin grandes conocimientos de Bolsa. Basta con ir comprando cada semana, mes o año más acciones y que esas acciones nos vayan ingresando dividendos, los cuales los iremos reinviertiendo en comprar más acciones.
  2. No requiere mucha gestión: como accionista no tienes que lidiar ni con problema de la empresa. Tan sólo es ir gestionando tu cartera, es decir, estar pendiente de la evolución de las acciones y sobre todo de la política de dividendos que la compañía decide cada año.

Inconvenientes:

  1. Duración: Requiere un tiempo muy largo de inversión para ver grandes frutos. Normalmente la rentabilidad vía dividendos suele rondar el 4-6%. Lo cual ya muchos la consideran una muy buena rentabilidad. Esto nos obliga que sacando entre un 4 y 6 % de rentabilidad necesitemos muchísimos años invirtiendo dinero en acciones para realmente tener un pago de dividendos atractivo.
  2. Estás en manos de una Junta Directiva: como accionista minoritario no tienes participación en el consejo de la empresa. Estás en manos de que los altos directivos decidan la política de dividendos de la empresa y el curso de la misma. No tienes control. Si una empresa decide no pagar dividendo pues toca aguantarse (ejemplo Telefónica 2012).

Mi recomendación es utilizar la Bolsa como palanca para hacer más caja a medio plazo e ir creando un patrimonio inmobiliario.